apple pay buttonapple pay buttoncheckcheckchevron downchevron downcircle infocircle infocta circle checkcta circle checkcta link arrow leftcta link arrow leftExpandexpand iconHelpfulIcon of a happy faceiTunesiTunes Logolock lockedlock lockedlock unlockedlock unlockedmap pinmap pinminusminusnavigation primary cartnavigation primary cartnavigation primary cart fullnavigation primary cart fullnavigation primary hamburgernavigation primary hamburgerNetflixNetflix LogoLoading ...Patagonia Loading Iconpausepausepaw eventpaw eventpaw petitionpaw petitionpaw volunteerpaw volunteerpayment amexpayment amexpayment applepayment applepayment card amexpayment card amexpayment card apple paypayment card apple paypayment card discoverpayment card discoverpayment card mastercardpayment card mastercardpayment card paypalpayment card paypalpayment card venmopayment card venmopayment card visapayment card visapayment mastercardpayment mastercardpayment paypalpayment paypalpayment visapayment visapaypal buttonpaypal buttonPrintPrinter Iconproduct checkproduct check?rating fitrating fitrating star filledrating star filledrating star outlinedrating star outlinedUnhelpfulIcon of a sad faceshareshareshopping bagshopping bagshopping bag filledshopping bag filledshopping tool carat downshopping tool carat downsocial facebooksocial facebooksocial instagramsocial instagramLinkedInLinkedIn Logosocial pinterestsocial pinterestsocial twittersocial twitterthumbs downthumbs downthumbs upthumbs upvolume mutedvolume mutedvolume unmutedvolume unmuted arrow expandarrow expandburgerburgerchevron down bigchevron down bigchevron leftchevron leftchevron rightchevron rightchevron sliderchevron slidercta circle searchcta circle searchcta circle xcta circle xellipsesellipsesinfoinfopro logopro logopro logopro logologologonavigation primary searchnavigation primary searchnavigation primary xnavigation primary xplayplayplusplussearchsearchxx
Worn Wear

Worn Wear

Worn Wear es nuestro programa de intercambio y compra de equipo usado Patagonia™

Worn Wear Intercambia

La Tierra es nuestra única accionista

Si tenemos algo de esperanza por tener un planeta próspero —o al menos un negocio próspero— se necesitará que todos hagamos lo que podamos con los recursos de los que disponemos. Esto es lo que nosotros podemos hacer.

Leé la carta de Yvon

Recibe el mismo día comprando antes de las 10:00 (lunes-viernes)

¿Vives en RM y necesitas tu pedido más rápido?. Elige la opción de despacho express, donde por compras antes de las 10:00 tu orden llegará el mismo día o después de ese horario, al día hábil siguiente.

Para compras superiores a $100.000 la alternativa de despacho estándar es gratis.

Ver más detalles

Al modo de Charpoua

Floran Tomei / 5 min de lectura / Climbing

Una familia vive a su ritmo en un refugio histórico cerca de Chamonix, Francia.

Todas las fotografías pertenecen a Pierre Cadot

Desde la cuenca del glaciar de Charpoua se ve el lado derecho de Mer de Glace (que significa mar de hielo, en español) cerca de Chamonix, Francia. Rodeada de famosas cumbres como la Aiguille Verte (4.122 metros) y Les Drus (3,754 metros), Charpoua es un mirador ubicado entre el cielo y el infierno, con la cima de Flammes de Pierre al norte y la cadena eclesiástica de Moine-Nonne-Evêque-Cardinal al sudoeste. Un pequeño refugio con una sola habitación se lleva todas las miradas en el centro de este santuario de granito asentado sobre un islote de roca.

Construido en 1904 con planchas de pino transportadas en las espaldas de los miembros del Chamonix Alpine Sports Club, el histórico Refugio de la Charpoua es una parada obligatoria para los montañistas que ascienden las legendarias cumbres de Les Drus. Tanto como punto de inicio y final para muchas magníficas travesías de montaña y demandantes rutas de la escalada moderna, sólo es posible acceder a la cabaña luego de una larga caminata desde la estación de trenes de Montenvers. Ascensos infartantes, cruce de glaciares y morrenas inestables son parte del camino hacia el refugio, lo que está muy lejos de parecer una caminata por el parque. Este no es un refugio para turistas. Solo escaladores experimentados y algunos senderistas muy determinados lograran cruzar el umbral.

Hace ocho años, Sarah Cartier, una joven de Chamonix decidida a convertirse en su propia jefa, decidió cuidar de este puesto avanzado ella sola. Desde mediados de junio y hasta finales de agosto, ofrece comida y alojamiento a los escaladores. Desde ahí proporciona información, se mantiene atenta a su progreso y ofrece primeros auxilios cuando es necesario. Sarah sabe cómo hacer caso omiso de los comentarios chauvinistas que todavía son demasiado comunes en el mundillo alpino tradicionalmente dominado por hombres. Y todo esto lo hace junto a sus hijos, hasta que las temperaturas bajan y el glaciar cierra el acceso a Les Drus por la temporada.

A la izquierda: Sarah Cartier y Camille, de tan solo 10 meses, miran hacia Mer de Glace o “mar de hielo”.

Derecha: Camille juega en el suelo con algunos clásicos juguetes para bebés y, como no, un entretenido colador de cocina.

Para Sarah nunca hubo una encrucijada entre abandonar su puesto de cuidadora de esta cabaña o dejar a su familia en la ciudad. Con el apoyo de su pareja, Noé, logró acomodar las cosas para llevar a su familia a la alta montaña. Así, para la temporada 2019 subió hasta Charpoua con su primogénito, el pequeño Armand, en la espalda. Durante ese primer verano, Armand se sentaba en una silla de bebé frente a la ventana, desde donde podía ver el exterior y observar a las choucas (o chovas alpinos, un tipo de ave emblemático de los Alpes). El pequeño se obsesionó tanto con ellas que al final del verano, antes de aprender a hablar, ya podía imitar su trinar.

Théo, un ayudante en la cabaña, y el pequeño Armand de 3 años cerca de las reservas de agua para la cabaña. Sarah ha cambiado la forma en la que los viajeros se abastecen y acceden a agua potable en Charpoua. Compró un filtro que purifica el agua en el área de recolección para la cabaña. El resultado es que ahora los visitantes pagan menos y se ahorran el gasto energético del transporte, además de unas 250 botellas plásticas.

Dale un vistazo en movimiento a la vida en la cabaña con esta sinopsis del documental sobre Sarah y su familia, disponible a partir de enero en Patagonia.com.

Sin agua potable ni electricidad, las comodidades del refugio son limitadas. Los baños, ubicados detrás de la cabaña, son poco más que unos bloques de granito y darse una ducha es solo una fantasía. La construcción está hecha en una sola habitación. En un costado está la cocina, con una mesa de madera de cien años, y en el otro hay dos separaciones de madera que albergan casi doce camarotes. Todo está organizado de manera muy inteligente para no desperdiciar ni un solo centímetro y mantener a los montañistas lo más cómodos posible. El menudo tamaño del refugio garantiza mucho calor humano o bien una apretada falta de privacidad, todo dependiendo del humor de los visitantes.

Sarah y su esposo Noé cocinan codo a codo en una cocina donde cada cosa debe tener su lugar. Los visitantes se sientan en la esquina a la derecha, para todas las comidas. Imagínate esta misma imagen pero con dos pequeños hambrientos.

Con la llegada de los niños, la vida en el refugio se ha tenido que adaptar y el espacio ha sufrido algunas modificaciones. La terraza ha sido rodeada con una red para prevenir accidentes y se anexó un pequeño dormitorio, construido por Noé, el esposo de Sarah, que tuvo que ser ubicado en su sitio con un helicóptero a unos pocos metros del refugio. Durante el verano de 2022 el pequeño Armand regresó con tres años y Camille, una bebé de 10 meses, visitó Charpoua por primera vez. Se han ido necesitando más improvisaciones en el proceso, incluyendo algunos voluntarios para ayudar con las tareas del refugio. Pero nadie se resiste a los chistes de Armand en su pijama de esqueleto ni a la enorme sonrisa de Camille. Los escaladores muchas veces tienen que improvisar sus habilidades de cuidar niños a la hora de preparar la comida.

A la izquierda: Camille suele estar amarrada a la espalda de Sarah para que su mamá pueda tener las manos libres y realizar todas las tareas que son necesarias en el refugio.

A la derecha: En un letrero se les pide a los visitantes que por favor mantengan silencio y respeten el sueño de las pequeñas marmotas de montaña, mejor conocidas como Armand y Camille.

Sarah y los niños se despiertan a las 6:45 todos los días para preparar el desayuno a las 7:00 en punto y ordenar cualquier desorden que haya quedado de la comida a las 2:00 a.m. cuando los alpinistas salen para comenzar sus rutas. Luego comparten un café con los senderistas más relajados u otras personas que hayan dormido en el refugio cuando vienen de regreso tras haber alcanzado sus objetivos en la montaña. Después de todo, es el típico trabajo de un hostal (lavar, hacer camas, ordenar las cuentas y luego preparar la cena). Sarah intenta hacer la mayor parte de sus labores durante la mañana para que los niños se puedan quedar dentro, ya sea por el tiempo o por seguridad, mientras mamá se ocupa de sus quehaceres. Y como muchas personas que trabajan con sus niños a cuesta, generalmente Sarah lleva a Camille firmemente amarrada a su espalda.

Cuando el tiempo está bueno Sarah pone el corral de la bebé afuera. Cuando no, prepara una masa sencilla y le ayuda a Armand a esculpir representaciones de los ruidos de la tormenta que se escucha afuera. ¿Cómo se ven el viento y el granizo al modelarlos con masa para monstruos? Tienes que visitar Charpoua para descubrirlo.

El Refuge de la Charpoua, en el Macizo de Mont Blanc, se mantiene prácticamente intacto, con muy pocas modificaciones desde que fue construido en 1904 por el Chamonix Alpine Sports Club. Sarah, su cuidadora principal, ha agregado un par de nuevos toques, como la red para prevenir que sus hijos sufran algún accidente. El verano de 2023, será la primera vez que el refugio vea remodelaciones mayores y todavía debe decidirse cuáles serán.

La familia almuerza junta y pasan tiempo juntos por las tardes, luego es la hora de la siesta y del baño. Más tarde, reciben nuevos huéspedes y preparan la cena antes de lavarse e irse a la cama. A Sarah le gusta pensar que entrega algunas cosas que son esenciales para la vida: hospedaje, comida, cuidados y pedir auxilio si es necesario. Todas son cosas maravillosas para enseñarles a los pequeños. “Tener niños en este lugar nos ha traído una suerte de rebalanceo de las relaciones”, comenta Sarah. “Cuando algún montañista se da cuenta de que he traído sola a mis hijos hasta aquí, dice que escalar Les Drus no es tan difícil después de todo”.

Perfil de autor

Floran Tomei

Floran Tomei es esquiador, editor freelance y aficionado alpinista. Nacido y criado en Chamonix, Francia, participa de manera activa en las iniciativas locales para proteger el frágil ecosistema que él llama hogar. A Floran le gusta escribir, cultivar vegetales, esquiar en nieve húmeda, tomarse una siesta en el campo y cocinar en una fogata.