burger burger chevron left chevron left chevron right chevron right ellipses ellipses 50th logo 50th logo 50th logo 50th logo pro logo pro logo pro logo pro logo logo logo navigation primary cart navigation primary cart navigation primary hamburger navigation primary hamburger navigation primary profile navigation primary profile navigation primary search navigation primary search navigation primary x navigation primary x Loading ... Patagonia Loading Icon play play search search shopping bag shopping bag shopping bag filled shopping bag filled x x apple pay button apple pay button arrow expand arrow expand check check chevron down chevron down chevron down big chevron down big chevron slider chevron slider chevron-up-small circle info circle info clock clock Cog icon Options / Settings cta circle check cta circle check cta circle search cta circle search cta circle x cta circle x cta link arrow left cta link arrow left Expand expand icon Filters Filters Helpful Icon of a happy face info info iTunes Logo iTunes lock locked lock locked lock unlocked lock unlocked Wornwear Wornwear Logo map pin map pin minus minus navigation primary cart full navigation primary cart full Netflix Netflix Logo pause pause paw event paw event paw petition paw petition paw volunteer paw volunteer adyen field error adyen field error payment amex payment amex amex payment apple payment apple payment card bcmc payment card bcmc payment card amex payment card amex payment card apple pay payment card apple pay payment card discover payment card discover payment card mastercard payment card mastercard payment card paypal payment card paypal payment card venmo payment card venmo payment card visa payment card visa payment card diners payment card diners payment card discover payment card discover payment gift card payment gift card payment giropay payment giropay payment ideal payment ideal payment card jcb payment card jcb payment klarna payment klarna payment card maestro payment card maestro payment mastercard payment mastercard mastercard-logo payment card nocard payment card nocard payment paypal payment paypal payment sofort payment sofort payment visa payment visa visa paypal button paypal button picto triman picto triman plus plus Print Printer Icon product check product check ? rating fit rating fit rating star filled rating star filled rating star half rating star half rating star outlined rating star outlined Unhelpful Icon of a sad face 1% for the Planet Fair Trade Hemp 1% Organic Quality Recycled Re-Organic Repairable Global Traceable Down Responsible Wool Standard Wornwear Yulex share share shopping tool carat down shopping tool carat down social copy social copy social facebook social facebook social instagram social instagram Line App Line App Logo LinkedIn LinkedIn Logo social pinterest social pinterest social snapchat social snapchat social twitter social twitter Apple Podcasts Apple Podcasts Icon Google Podcasts Google Podcasts Icon Spotify Spotify Icon store store icon Subnav Menu thumbs down thumbs down thumbs up thumbs up volume muted volume muted volume unmuted volume unmuted
Retiro preventivo de producto

La Tierra es nuestra única accionista

Si tenemos algo de esperanza por tener un planeta próspero —o al menos un negocio próspero— se necesitará que todos hagamos lo que podamos con los recursos de los que disponemos. Esto es lo que nosotros podemos hacer.

Leé la carta de Yvon

Recibe el mismo día comprando antes de las 10:00 (lunes-viernes)

¿Vives en RM y necesitas tu pedido más rápido?. Elige la opción de despacho express, donde por compras antes de las 10:00 tu orden llegará el mismo día o después de ese horario, al día hábil siguiente.

Para compras superiores a $100.000 la alternativa de despacho estándar es gratis.

Ver más detalles

Worn Wear

Worn Wear es nuestro programa de intercambio y compra de equipo usado Patagonia™

Worn Wear Intercambia

A la Antigua

Layla Kerley / 5 min de lectura / Snow

Un viaje fotográfico en el tiempo con Gary Bigham, veterano colaborador de Patagonia.

Todas las frases citadas pertenecen a Gary Bigham.

Nunca se pregunta qué se hace en Chamonix, eso es descortés. En vez de eso, se pregunta en dónde se esquió durante el día.

El fotógrafo Gary Bigham fue uno de los primeros esquiadores estadounidenses que se trasladaron al valle de Chamonix, en Francia, a finales de la década del 70, y pasó 50 años esquiando en los desafiantes terrenos de la zona. También tomó algunas de las fotos más memorables de la cultura del esquí durante las décadas del 80 y 90, documentando así una desenfrenada era de overoles neón, monoesquíes, salvajes payasadas en pendiente y eternos campos de nieve polvo esperando a ser recorridos; es la época a la que a veces se le denomina “La era de los vagos del esquí”.

Sin embargo, recuerdo a Gary por todas las demás cosas que hacía en Chamonix, es decir, su faceta fuera de la nieve que solo sus fotos nos permiten conocer: el músico, el hombre de espectáculo, la estrella de rock, el personaje bromista e hilarante siempre cargado de chistes, dueño de un estrepitoso lado oscuro y también sobreviviente a resacas legendarias.

“¡Miren, alguien abandonó a una hermosa bebé!” En cuanto a su lado bromista, a Gary siempre le gustó decirle a los demás que había encontrado a su hija Guri en un basurero de Telluride, Colorado, y muestra esta foto como evidencia, la cual, tres décadas después, es más icónica que nunca; fue publicada por primera vez en el Catálogo Infantil de Patagonia de otoño 1993. Foto: Gary Bigham.

¿Puedes distinguir la foto original?

La autora sostiene una lámina con diapositivas extraída de los archivos de Gary, incluyendo la icónica imagen “Lamp Chop Dag”. Yvon Chouinard, fundador de Patagonia, considera que esta es su foto favorita de una persona usando una chamarra de polar. Cuando la imagen apareció por primera vez, en el catálogo de invierno de 1989, el pie de foto rezaba: “Lamb Chop Dag a punto de batir el récord mundial al cordero más rápido”. Sin embargo, no indicaba que Lamb Chop Dag era David Moe, cofundador de la revista Powder Magazine. Fotos: Layla Kerley (a la izquierda) y Gary Bigham (a la derecha).

Cuando su hija Guri y yo éramos adolescentes, rara vez lo veíamos esquiando con cámara en mano; su faceta como fotógrafo de esquí había quedado en el pasado, atesorada dentro de un caótico cofre lleno de diapositivas y también en presentaciones repletas de fotos y videos capturados por él, todo hecho a la antigua: con el zumbido de un proyector de películas estilo carrusel y una banda sonora llena de comentarios excéntricos.

A pesar de que su faceta como fotógrafo quedó en el pasado, Gary, el esquiador, está más vivo que nunca. En su hogar todavía aplica aquella vieja regla bajo la cual “no se debe ir al colegio ni al trabajo en los días de nieve polvo”. Foto: Layla Kerley.

El hogar de Gary en Argentière constituye en sí mismo una reliquia del esquí. Se trata de un clásico chalé alpino lleno de grandes recuerdos y escondites graciosos. Por ejemplo, detrás de un cuadro hay un agujero por el cual se puede meter la cara para asustar a los huéspedes desprevenidos. Da la impresión de que, mientras más puertas se abren, más grande parece la casa, una sensación que se ve reforzada por una serie de elementos poco convencionales: una bodega de vinos, un sauna, un columpio en la sala de estar y una mesa que parece infinita alrededor de la cual pueden sentarse unas 20 personas y que suele estar repleta de visitantes.

Crecer en la capital europea de los deportes extremos —que también es el cementerio de un montón de extremas ambiciones deportivas, depende de a quién se le pregunte— fue todo lo que puedes soñar y mucho más. Mis padres, quienes también eran fanáticos del esquí, se mudaron de Inglaterra a Chamonix cuando era niña. Conocí a Guri a los 11 años, fue mi primera amiga de procedencia no francesa. A partir de entonces me hice parte de una extensa familia agradablemente disfuncional.

Cuando nevaba, su casa se convertía en un acogedor y maravilloso refugio en el que la luz del fuego traía a la vida a los esquiadores de ballet que danzaban entre los marcos de las fotos. Debido a que “faltar al colegio en un día de nieve polvo” era regla entre aquellas paredes, Guri y yo organizábamos pijamadas cuando se avecinaban tormentas, esperando que la nieve nos retuviera en casa o que cerraran las vías hacia Chamonix. Gary solía llevarnos al área de esquí del Grand Montets a la mañana siguiente, en donde subíamos a un tranvía al igual que muchos otros esquiadores que parecían lobos hambrientos por deslizarse sobre la nieve polvo. Durante el descenso, nos esperaba pacientemente mientras nos precipitábamos por las colinas con el viento azotando nuestros rostros y aullando salvajemente.

“Supongo que un solo esquí es mejor que ninguno…”. La experta en monoesquí, Cathy Breyton, y sus amigos, descienden la cara norte del Grand Montets en el Joël Géry Memorial de marzo de 1985. Foto: Gary Bigham.

Nuestros padres nos dejaban recorrer libremente aquel montañoso patio trasero, por lo que nunca desaprovechábamos la oportunidad de involucrarnos en el vasto y festivo movimiento del esquí característico de Chamonix. Los “domingos retro” se convirtieron en nuestro tributo a los overoles neón y al ballet en esquí, mientras que los viernes cruzábamos la carretera desde el colegio hasta el bar MBC Chamonix Microbrewery para disfrutar de la banda musical de Gary, llamada Gary Bigham and the Crevasseholes. A veces, mi padre tocaba el saxofón como artista invitado y todos reversionaban canciones populares en inglés, como All You Need is GLOVEs. La cerveza corría a raudales y la gente se volvía loca.

A la izquierda: “¿Quién dijo que las sustancias psicodélicas son malas? No recuerdo el nombre de este hombre, pero sé que no se negó a consumir drogas”. Chamonix, mayo de 1991. Foto: Gary Bigham.

A la derecha: Ella lo llamaba “el estilo E.T.”. Esquiadora desconocida realiza su mejor imitación extraterrestre en la cima del Grand Montets a principios de la década del 80. Foto: Gary Bigham.

Para una niña inglesa, contemplar el desfile de celebridades del esquí ataviadas en colores vibrantes que visitaban la casa de Gary, cada uno más impresionante que el otro (y ahora creo que también más intoxicado, que el anterior) representaba toda una revelación. Era una nueva visión de cómo podía funcionar nuestra existencia, una dimensión brillante en la que de algún modo era posible ganarse la vida esquiando todo el invierno e incluso el resto del año.

“Este es Jorge Colon en su típico ‘modo de relajación’, siempre es un placer ver una foto suya con poca ropa. Está recostado sobre el techo de su van junto a mi casa en los años 80. Agradecimientos especiales a Jorge por invitar a Kristine McDivitt Tompkins, John Wasson e Yvon Chouinard a que se alojaran en mi casa hace muchos años”. Foto: Gary Bigham.

Ahora, quince años más tarde y después de haberme convertido también en fotógrafa de esquí, es mi turno de danzar con esos lobos hambrientos por esquiar sobre nieve polvo, domarlos e incluso convertirme en uno de ellos. Pasé años de arduos ascensos solo para estar más cerca del hombre del que me enamoré (por supuesto que un esquiador) y ahora estoy experimentando mis más alocadas fantasías adolescentes al seguirlo hacia catedrales de hielo y piedra caliza.

“Si no está en tu idioma, no le prestes atención”. El esquí fuera de zonas permitidas aún estaba prohibido en los Estados Unidos para comienzos de los 80, por lo que algunos esquiadores de dicha procedencia se mudaban a zonas como Chamonix puesto que sus regulaciones eran menos restrictivas. Un dúo anónimo salta la valla en la cima de los Grand Montets (es un misterio si se fijaron o no en los símbolos de calaveras y huesos). Foto: Gary Bigham.

Cuando se me presentó la oportunidad de escribir un libro acerca de Gary, Guri y yo tuvimos la excusa perfecta para hacer algo de lo que habíamos conversado por años. Aquella cautivadora nostalgia infantil nos condujo hacia el ático que guardaba las viejas imágenes capturadas por Gary. Esta vez nuestro viaje fotográfico en el tiempo tenía un propósito: digitalizar y almacenar las únicas e innumerables fotos y películas, al mismo tiempo que catalogábamos las historias y citas que las mantenían vivas.

La casa Bigham es un ejemplo de poético caos. Bjorn Bertoft junto a Gary y Guri Bigham se aventuran en un enorme baúl lleno de fotos viejas sacado del ático después de años acumulando polvo. Al principio un poco dubitativo, Gary finalmente termina orquestando todo un espectáculo con su cuchara de madera (estaba preparando un bizcocho de plátano para su nieto Kaikane). Foto: Layla Kerley.

Al ver todo este material sentí profunda nostalgia por una etapa que no volverá. Nos encontrábamos en el apogeo de aquella época de oro, “la era de los vagos del esquí” y de los majestuosos paisajes —nuestro jardín trasero cubierto por un inmaculado manto blanco cuyo fondo eran aquellas monumentales formas de dragones medievales y gigantes glaciares a punto de desaparecer— sentí una intensa emoción. El aspecto avejentado de las fotografías les otorgaba un toque de glamur a los seracs, pináculos de granito y otros recónditos lugares que también visité para tomar mis propias fotos. Reconocí asimismo los rostros jóvenes y familiares de aquellos cuyos logros o tragedias escribieron la historia de este valle.

A la izquierda: Gary no solo era fotógrafo, que también rodó cuatro filmes en película de 16 mm, los que Guri y Layla también digitalizaron. Randy Wieman realiza un impresionante salto acrobático durante el rodaje de la película Ski Tangle Tango, filmada por Gary en 1986 en la cara norte del Grand Montets. Foto: Gary Bigham.

A la derecha: “Michel Pellé solía ser instructor en Stages Vallençant, un curso creado por el famoso esquiador Patrick Vallençant para enseñar esquí en pendientes pronunciadas. Tomé esta foto mientras filmaba para Vallençant en la Passerelle Couloir off the Aiguille du Midi, o tal vez era Gervasutti Couloir on Mont Blanc du Tacul, ya no logro recordar debido al daño cerebral”. Chamonix, abril de 1982. Foto: Gary Bigham.

La “era de los vagos del esquí” ya terminó, pero la época sin nombre que vino después me ha llevado a un lugar del que he anhelado formar parte desde que me senté por primera vez en la interminable mesa de Gary, con los ojos llenos de ilusión al escuchar a las leyendas preguntarse en dónde habían esquiado durante el día.

Después de todo, es Chamonix, por lo que preguntar otra cosa sería descortés.

Es de mala educación preguntar qué se hace en Chamonix, siempre hay mucho de qué hablar cuando se trata de esquí. Muchas cosas han cambiado en 60 años desde que Gary se mudó a este lugar, pero contemplar la nieve polvo en el ocaso y disfrutar las vistas de la ciudad desde allá arriba es tan majestuoso como siempre. Fotos: Layla Kerley.

Perfil de la Autora

Layla Kerley

Criada en Chamonix, Francia, Layla posiblemente resumiría su trabajo como “pararse en sitios incomodos para tomarle fotos a jóvenes en temperaturas muy frías”. Caracterizada por su inmensa mochila, su rebelde cabellera roja y sus chistes predecibles, no tenía intenciones de convertirse en fotógrafa, mucho menos del mundo del esquí, pero no pudo resistirse al majestuoso encanto de las montañas.